Changed on 01/10/2020
Con éxito finalizó el ciclo de Master Classes de Inria Academy, el sistema de formación continua en tecnologías digitales para empresas, startups y pymes, que tiene como objetivo formar capital humano avanzado en tecnología y deep tech, utilizando y difundiendo los softwares open source desarrollados por el instituto.
master

 

En el marco de este programa, durante agosto y septiembre se realizaron cinco clases magistrales, dictadas por los propios creadores de los softwares de Inria. En esta oportunidad, fueron 420 profesionales y estudiantes los que tuvieron la oportunidad de participar en esta valiosa instancia de aprendizaje a distancia, la que fue fuertemente valorada por los asistentes.

Las master classes, que fueron gratuitas y traducidas en simultáneo al español, se enfocaron en los softwares Pharo, Coq, Scikit-learn, SOFA y RIOT, y permitieron a los participantes aprender sobre nuevos lenguajes de programación, entender más sobre su aplicación práctica y cómo conjugarlos con su desarrollo laboral y la optimización de los procesos de las empresas y organizaciones donde trabajan.

Inria Academy tiene como visión formar en tecnologías avanzadas a los profesionales, investigadores y tomadores de decisión, a través de cursos orientados a ingenieros, programadores, desarrolladores de softwares, CTO´s, CEOS y profesionales del ámbito de la tecnología. El programa toma como punto de partida la amplia oferta de software open source de Inria para, desde ahí, democratizar el acceso a la tecnología.

Con casi 1.500 referencias, los softwares desarrollados por los equipos de investigación de Inria representan un importante patrimonio tecnológico que el Instituto tiene disponible para desarrolladores y empresas. 

Revive las Master Classes en nuestro canal de YouTube

 

Pharo: "Repensar la programación avanzada orientada a objetos" por Stéphane Ducasse

 

Coq: "Algoritmos y pruebas simples en Coq" por Yves Bertot

 

scikit-learn: "Machine learning with scikit-learn : from zero towards hero” por Gaël Varoquaux