Los usuarios ayudan a crear mapas de contaminación

16 Jun Los usuarios ayudan a crear mapas de contaminación

La  app Ambiciti monitorea en tiempo real los niveles de contaminación de diversas ciudades del mundo.

La app Ambiciti permite a los usuarios entender cuándo y dónde se experimentan niveles de polución peligrosos, a encontrar rutas seguras para su salud dentro de las ciudades y reportar las fuentes de contaminación que encuentren.

La app Ambiciti permite a los usuarios entender cuándo y dónde se experimentan niveles de polución peligrosos dentro de las ciudades y a reportar fuentes de contaminación.

Hacer de las ciudades mejores lugares para vivir con la colaboración de sus habitantes, es el objetivo a de la startup Ambiciti. Liderada por Valérie Issarny, quien es además directora científica de Inria@SiliconValley, la empresa fue parte del evento ITC Digital 2017 realizado a fines de mayo pasado.

 

Desde fines de 2016, Ambiciti ofrece una app –del mismo nombre– que genera mapas tanto de contaminación del aire como acústica en tiempo real. La app se alimenta con simulaciones digitales, sensores fijos, sensores en teléfonos móviles y observaciones cualitativas de los usuarios, quienes contribuyen directamente en la obtención de los datos. Actualmente el servicio está disponible en París, San Francisco, Amsterdam, Londres, Hamburgo, Helsinki, en 18 ciudades españolas y varias de Suiza.

 

valerie

Velérie Issarny, co-fundadora de Ambiciti, es parte del equipo de Inria desde 1999 y desde 2014 es directora científica de Inria@SiliconValley.

 

La intención de Issarny es que el proyecto crezca hasta lograr un alcance global para no solo contribuir al cuidado del medioambiente, sino que además aportar con nuevas investigaciones. En ese contexto, su visita a Chile fue una instancia de exploración para conocer de cerca el mercado latinoamericano. El viaje le dio un primer panorama  de lo que sería necesario para instalarse en Chile ante una eventual expansión de Ambiciti. “Pude ver dos cosas: una es que para desarrollar proyectos aquí es necesario asociarse a alguien que entienda la cultura local”, dice. Agrega además que notó una gran diferencia en la cultura de innovación de nuestro país con la estadounidense.  “A mí me interesa la innovación alimentada por investigación y me pareció que los investigadores chilenos son escépticos en cuanto a llevar los resultados de sus investigaciones a un plano de negocios”, agrega.

 

“Nos gustaría tener el apoyo de Inria Chile para conocer las posibilidades que tenemos en el país. Y si esta exploración desemboca en algo concreto, será con profesionales chilenos”, agrega.

 

Valérie Issarny también participa del CityLab@Inria, un laboratorio que desarrolla soluciones digitales para las ciudades inteligentes, promoviendo la sustentabilidad tanto medioambiental como social. En conjunto con el Social Apps Lab de la Universidad UC Berkeley, crearon una aplicación móvil llamada AppCivist, que promueve la participación ciudadana por medio de una plataforma de toma de decisiones y de ideación de proyectos comunitarios.

 

Share Button
Francisca Bastías
francisca.bastias@inria.cl