Investigador de Inria Lille trabaja en mejorar la aerodinámica de los aviones.

22 Jul Investigador de Inria Lille trabaja en mejorar la aerodinámica de los aviones.

onera-5_diapo

Túnel de viento de Onera donde se ubica el ala de avión en la que se realiza el proyecto.

Maxime Feingesicht, del Centro de Investigación Inria Lille – Nord Europe, está realizando su tesis en control de crisis en aviones. Este trabajo es supervisado por Jean-Pierre Richard, de École Centrale de Lille, Andrey Polyakov, de Inria, y Franck Kerhervé, de la Universidad de Poitiers, en Francia.

 

Como parte de la asociación regional francesa CPER (State-Region Planning Contract) ELSAT 2020, el subprograma ContrATech está desarrollando tecnologías para controlar el flujo de aire que impacta a los aviones durante el vuelo. El objetivo es reducir el consumo de recursos y mejorar la aerodinámica general.

Para explicar en detalle de qué se trata el proyecto, Inria.fr entrevistó a Maxime Feingesicht, posdoc del Centro de Investigación Inria Lille – Nord Europe, quien actualmente desarrolla su tesis en el tema.


Cuéntanos un poco de ti y del equipo Non-A team de Inria Lille-Nord Europe
Me especialicé en ingeniería eléctrica y electrónica, además hice un máster en automatización y empecé un PhD en enero del 2015.

Con el equipo Non-A (por Non-Asymptotic en inglés) estamos desarrollando una teoría estimativa con ecuaciones matemáticas –álgebra y análisis no lineal–, que nos pueda llevar a la estimación en tiempo finito de los derivados de señales de sonido en vuelos de aviones.

 

¿En qué consiste y cuál es el objetivo de este trabajo?

Estamos trabajando en uno de los túneles de viento de la plataforma regional ContrAero (de ContrAtech), con nuestro socio ONERA (Laboratorio Aeroespacial Francés), en Lille. Utilizamos un modelo de un perfil de ala de aeronave con una solapa, la que está equipada con ocho sensores tipo “hot film” (pequeñas superficies calentadas que son enfriadas por el flujo de aire). Al entrar en contacto con el aire, estos sensores nos proporcionan información sobre la fricción en la superficie y, por lo tanto, sobre el comportamiento de flujo de aire.

Esto nos permite calcular en tiempo real si un control activo de ráfagas de aire ascendentes puede modificar el flujo de aire o no,  y si éstas maximizan, reducen o eliminan la tensión con el avión. Esta información puede mejorar y maximizar el buen desempeño de este medio de transporte.


¿Cuál es el objetivo de modificar activamente la aerodinámica de las alas?

Principalmente mejorar el ascenso. En términos prácticos, esto limitará el impacto de los “air pockets”, o turbulencias que interrumpen los vuelos y que afectan la comodidad de los pasajeros. También podría reducir las distancias necesarias para el despegue y el aterrizaje.

La aerodinámica activa es una tecnología con el potencial de incluso reducir el consumo de combustible y, por tanto, las emisiones contaminantes y el ruido.

Otra ventaja es que al reducirse las vibraciones del avión aumenta la vida útil de todos sus componentes.

 

 

Fuente: Inria.fr

Share Button
Loreto Valenzuela
loretovalenzuelaponce@gmail.com