Ingeniero del Poppy Project visita Inria Chile

13 Jun Ingeniero del Poppy Project visita Inria Chile

Théo Segonds, ingeniero I+D del equipo FLOWERS del Centro de Investigación Inria Bordeaux – Sud-Ouest, es parte del proyecto Poppy Education, el que busca motivar a los escolares franceses a aprender programación.

 

theo

Théo Segonds explicando el funcionamiento de Poppy a Thierry de Saint Pierre, Secretario Ejecutivo del Fondo de Inversión Estratégica; y a Hervé Jégou, Director Ejecutivo del Laboratorio de Inteligencia Artificial de Facebook (FAIR) París en ITC Digital 2017.

 

Mide poco más de 80 centímetros y es capaz de aprender movimientos. Camina de la mano y sus distintas versiones tienen diferentes habilidades. Se trata de Poppy, un robot humanoide especialmente creado para motivar a los niños a programar y acercarse a las tecnologías digitales.

 

Théo Segonds, uno de los ingenieros I+D de Poppy Project y representante de la rama Poppy Education del proyecto, visitó nuestro país en el marco del evento ITC Digital co-organizado por Inria Chile y la Federación Chilena de Asociaciones de Innovación y Tecnología (Fedit).

 

Inria Chile adquirió recientemente tres versiones de Poppy para integrarlos a los futuros proyectos de educación del Centro. Ellas ayudarán a la investigación y la realización de actividades demostrativas de robótica.

 

107

Poppy Jr. es un torso humanoide pensado para la enseñanza de la informática, la ingeniería y las matemáticas.

 

Poppy Project nació en 2014, en el equipo Flowers del Centro de Investigación Inria Bordeaux – Sud-Ouest. Su batallón está compuesto por tres robots impresos en 3D construidos con código abierto. Por ello su diseño y programación se encuentran a libre disposición para quien quiera modificarlo o reproducirlo.

 

Gracias a un acuerdo con el rectorado de la región de Aquitaine –dirección de educación encargada de llevar a cabo las políticas nacionales en las diferentes regiones de Francia–, el equipo de Poppy reclutó a profesores de una treintena de establecimientos educacionales para formarlos en el funcionamiento del robot. En conjunto, crearon una guía de actividades que actualmente se llevan a cabo en dentro del programa escolar de la asignatura de informática en Seconde y Terminale (segundo y cuarto medio chilenos) de cerca de 30 colegios de la zona.

 

“Nuestro rol es darles a los profesores todas las herramientas necesarias para que puedan hacer cosas con los robots, los modifiquen  y diseñen sus propias actividades”, cuenta Théo Segonds.

 

Dos versiones de Poppy Ergo, la versión más simple y económica de los robots de Poppy Project.

Dos versiones de Poppy Ergo, la versión más simple y económica de los robots de Poppy Project.

 

En cuanto al impacto que este programa ha tenido en los estudiantes, el ingeniero siente que va más allá de entregar una herramienta para enseñar programación. “Poppy ha permitido desechar ciertos prejuicios de género, por ejemplo, que dicen que las niñas tienen menos tendencia a interesarse en estos temas”, cuenta.

 

Otro ejemplo del impacto ha tenido la implementación del programa es la motivación en los estudios que despierta en  alumnos hijos de inmigrantes. Théo Segonds cuenta que muchas veces el rendimiento escolar de estos jóvenes se ve afectado negativamente por no conocer bien el idioma. “Este robot les ayuda entregándoles retroalimentación visible en lo que hacen. Eso les da confianza en ellos mismos y les permite aprender cosas para lo que no habrían tenido una buena disposición inicialmente”, dice.  

 

Además de mostrar a Poppy en ITC Digital, en su visita a Chile Théo Segonds dictó un seminario sobre el Proyecto Poppy al equipo de Inria Chile y se reunió con alumnos de la rama de Robótica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Chile. También visitó el Laboratorio de Robótica –donde conoció el proyecto Bender, un robot de servicio– y el Fab Lab, ambos de la misma facultad.

 

“Me sorprendió mucho el nivel técnico del Fab Lab, pues en Francia hay pocos laboratorios con ese nivel de equipamiento”, comenta.

 

Share Button
Francisca Bastías
francisca.bastias@inria.cl